miércoles, 2 de junio de 2010

“El diseño cambiará el mundo” (Kraft durch Freude)




MadridDesignNet____“El diseño cambiará el mundo”

El diseño es eso que todo el mundo cree conocer pero que muy pocas personas conocen realmente. El diseño va mucho más allá de la estética y, además, “cambiará el mundo”. El IED está convencido de ello.

IED: La Escuela Europea de Diseño ha convertido Madrid en la capital mundial del diseño durante esta semana con su iniciativa MadridDesignNet. La ciudad amaneció ayer con 30 cápsulas en las que los alumnos del IED trabajarán toda la semana para llevar a cabo varios proyectos en los que el diseño en todos sus aspectos juega un papel esencial.

La acción “apela al orgullo profesional del diseñador, el orgullo de proyectar, y la capacidad de los profesionales del diseño para transformar el mundo y mejorarlo”, según el IED. “La campaña difunde, de una forma precisa, cómo el diseño forma parte de evolución del hombre, del desarrollo de diversas e importantes áreas, y como su presencia, a menudo en objetos humildes y cotidianos, han contribuido durante décadas al avance social”.

La esvástika, la fregona, el clip, la arroba, la cremallera, el tetra brick o el chupete son algunos de ellos y por eso protagonizan la campaña.


"El Escarabajo" otro ejemplo a seguir
El nombre Volkswagen se debe a que en los años 1930 surgió en Alemania el proyecto de construir un automóvil que fuese accesible para un gran número de personas. Cuando Adolf Hitler se alza con el poder en 1933, decide poner en marcha un plan de fomento de la industria del automóvil, con el objetivo de relanzar sus fábricas y hacerlas más competitivas frente a las inglesas y las francesas. De este modo se lanza un concurso a los empresarios para la concesión de la fabricación del denominado 'automóvil del pueblo' (Volks Wagen). Ferdinand Porsche fue el encargado de llevar a cabo el proyecto cuyo fin era construir un vehículo sencillo y barato que pudiese estar al alcance de la mayoría de los alemanes.

Hitler pretendía construir la fábrica más grande de Europa para la fabricación del automóvil del pueblo. Para ello, el requisito era tener acceso a una vía fluvial navegable. También era necesaria una central eléctrica propia, que abasteciera tanto a la fábrica como a la nueva ciudad. Hitler escogió el pueblo de Fallersleben, a orillas del canal de Mittelland. El lugar formaba parte desde el siglo XIV del Condado de Schloss Wolfsburg, propiedad del conde von Schulenburg. Según las ideas de Hitler, la fábrica debía disponer de su propia ciudad anexada a la misma, para alojar a los trabajadores y sus familias.

El nombre escogido por Hitler para el automóvil fue Kdf-Wagen (Kraft durch Freude: ‘fuerza a través de la alegría’) y la ciudad, Kdf-Stadt. Sin embargo, ni en la fábrica ni en toda Alemania nadie empleó otro nombre que no fuese el de Volkswagen para referirse al Escarabajo. El nombre Kdf-Wagen sólo fue utilizado en los catálogos y por los militares nazis.

El partido nazi facilitó a Ferdinand Porsche la infraestructura necesaria para la construcción de la que sería posteriormente la fábrica encargada del proyecto. Para la realización de este proyecto, se fundó la nueva ciudad el 26 de mayo de 1938. La ceremonia de tan importante acontecimiento para el régimen nazi, buscaba claramente impresionar al pueblo alemán, un pueblo que se mostraba confiado con su dirigente. Más de 70.000 personas llegadas de todos los rincones de Alemania acudieron a la ceremonia. Lógicamente, Ferdinand Porsche estuvo presente, junto a los generales nazis y al mismísimo Führer. En dicha ceremonia, Hitler subió a bordo de un Kdf-Wagen descapotable, conducido por Ferdinand Porsche.

wikipedia / Volkswagen

2 comentarios:

FRANCISCO JOSE dijo...

por que continuamente, y lo digo porque en mi escuela, donde estudie diseño grafico publicitario, se hace tanto incapie en el orgullo de ser diseñador...., porque redundar tanto en esto, es necesario tanto orgullo????, creo que no, la humildad es mucho mas valiosa y tu trabajo habla de ti, pero orgullo, orgullo.... etc....., no creo que sea un enfoque adecuado...

UN MUNDO FELIZ dijo...

bueno, igual que a ti "orgullo" es una palabra que no nos gusta nada. en cualquier caso, este texto propagandístico del IED es un ejemplo más de la basura conceptual y pseudo ideológica que utilizan determinadas empresas para comer el coco al personal.

pero bueno, aquí nadie dice nada. lo nuestro es callar y otorgar. total nuestra sociedad es tan feudal como hace 500 años. los pijos y sus hijos manipulando el sistema y los demás con las orejas agachadas, esperando que nos dejen unas migas...